14 días en Grecia. Etapa 2: Islas Cícladas (Paros)

El ferry de Minoan Lines (antes Hellenic Seaways) que cogimos para todos los trayectos, el Santorini Palace, es un barco muy cómodo. Tiene 3 bares en la zona de turista, los asientos son muy confortables, baños limpios, una buena experiencia. Además tarda menos de 15 minutos en atracar, soltar a los pasajeros y subir a los siguientes. En el trayecto a Paros íbamos casi solos así que pudimos cambiarnos de asiento y ponernos en las ventanas viendo el mar. En una hora y media llegamos a Paros.

En el puerto de Parikia, capital de la isla, nos recogió un transporte gratuito del hotel, el Paros Agnanti, situado en la playa de Krios. La habitación fue la pijada del viaje, tenía una piscina privada con vistas a la playa y al atardecer. Una pasada. Podéis ver alguna foto en la cuenta de Instagram del blog. Imaginad dónde pasamos la tarde. Pues sí, en la piscina. Nos pusieron una botella de vino de la isla como detalle de bienvenida y nos la pimplamos encantados entre baño y baño.

Habíamos alquilado el quad con Dk Scooters, y dos chicos de la empresa nos lo trajeron a la puerta del hotel, ya comentamos en la entrada de Mykonos que es un servicio habitual de la agencias locales. Pensando que conducirlo era igual de fácil que la moto que suele llevar Rafa, nos fuimos a cenar a Naoussa, el otro núcleo importante de la isla, situado al norte. Fue un trayecto corto de 8-9 km, pero se nos hizo eterno por la dificultad de la conducción. Al final Rafa se acostumbró a manejarlo y fue mejorando la cosa.

Conduciendo por Paros · Naoussa
Conduciendo por Paros · Naoussa

Cenamos en Statheros, una taberna que nos recomendaron en recepción, un poco escondida en una callejuela preciosa y con una comida buenísima. Volvimos a los precios de Atenas, por menos de 30€ cenamos los dos.

Statheros, Naoussa, Paros. (TripadvisorGoogle)

Dimos un paseo por el pequeño puerto veneciano y las callejuelas y nos tomamos un helado en una de las terrazas. Nos quedamos enamorados, en ese momento nos dimos cuenta que deberíamos haber reservado más días en esta isla y recortar uno en Mykonos. Naoussa, pese a ser la ciudad más turística de Paros, tiene mucho más encanto que Chora, esa es nuestra opinión, claro. El turismo es, sobretodo, nacional, muchos griegos y todo muy tranquilo. Nos fuimos con muy buen sabor de boca, tanto por la cena como por el ambiente.

La vuelta fue mejor, Rafa había conseguido cogerle el truco al quad. Al llegar nos pegamos un baño en nuestra piscina viendo las estrellas, fue uno de los mejores momentos del viaje.


Día 7

6 de julio de 2018

Por fin tuvimos un buen desayuno, con zumo natural recién exprimido y café espresso. Después de aprovechar un rato en la piscina, fuimos a Aliki, un puerto pesquero al suroeste de Paros. Es un lugar encantador, lleno de pequeñas barcas en un puerto natural con aguas cristalinas, una pequeña playa de arena y unos cuantos restaurantes literalmente encima del mar.

Comimos en el que tenía la terraza más metida en el agua, la Taberna To Balcony tou Aki, casualmente era el mismo que nos habían recomendado en el hotel el día anterior (aunque no lo recordábamos). Pedimos pescado del día, calamares, pulpo seco (que es la especialidad de las islas) y ensalada griega. Con cervezas y fruta fresca, que nos pusieron como detalle de la casa, nos costó alrededor de 40€ todo. Sólo la mesa sobre el agua viendo el puerto y los erizos del fondo ya vale más. Un restaurante que recomendamos sin dudarlo.

To Balcony tou Aki, Aliki, Paros. (TripadvisorGoogle)

En vez de siesta optamos por darnos un remojón en la playa frente al restaurante. El viento que hay en Mykonos no llega a esta isla, por lo que se nota más el calor. El baño nos dejó frescos para subir al quad y volver hacia Parikia. Cuanto más recorríamos la isla, más nos iba gustando. Es mucho más verde que Mykonos, las carreteras están en mejor estado y no hay tanta masificación.

Naoussa · Atardecer desde el hotel · Puerto de Aliki
Naoussa · Atardecer desde el hotel · Puerto de Aliki

Regresamos al hotel, bajamos a la playa de Krios y de ahí a la piscina a refugiarnos del calor. Hasta que empezó a bajar el sol y decidimos ir de nuevo hacia Naoussa para tener una panorámica del pueblo desde la península de enfrente, por la zona de Kolibithres. En realidad, Antonio se había empeñado en hacer fotografías de una isla con una típica iglesia de cúpula azul, con las casas del casco histórico y el puerto de fondo (ya os hemos dicho que somos unos locos de las fotos).

Desde allí, nos fuimos hacia el interior de la isla para ver cómo se iba poniendo el sol y cambiaba la iluminación desde lo alto del pueblo de Lefkes. Un bonito pueblo encalado encaramado en la ladera de una montaña. Cenamos viendo el atardecer en una terraza colgada sobre el monte, en la taberna Flora. La cena no fue destacable pero el sitio merece la pena por las vistas, aunque quizás solo para una cerveza. Fue igual de barato que el resto de Paros.

Taberna Flora, Lefkes, Paros. (TripadvisorGoogle)

Hicimos una parada en el camino de vuelta para ver la noche de Parikia. Encontramos unas vistas impresionantes del crepúsculo en la playa de Livadia. Dimos un paseo mientras nos tomábamos un helado y el resto del mundo estaba pendiente del mundial de fútbol.


Día 8

7 de julio de 2018

Pudimos disfrutar del hotel hasta las 12, maldito check-out. El quad no lo devolvíamos hasta las 18h así que aprovechamos para ir a pasear y comer por Parikia. El pueblo esta lleno de buganvillas trepando por las paredes blancas, contrastando con el azul de las puertas y el empedrado. Una postal.

Parikia
Parikia

Comimos en una terraza sobre el puerto, esta vez algo más ligero, unos bocatas recién hechos y una ensalada. Con el calor que hacía necesitábamos algo menos copioso que las comilonas de otros días.

Kakao, Parikia, Paros. (TripadvisorGoogle)

La devolución del quad fue tan fácil como dejar las llaves en la recepción del hotel. Nos llevó el mismo transporte de vuelta al puerto y subimos puntuales al Santorini Palace. Fuimos igual de tranquilos que en el trayecto anterior, pudiendo cambiarnos de sitio a unos asientos en las ventanas. En ese trayecto se creó este blog.

Seguimos en la siguiente entrada con Santorini.

14 días en Grecia. Etapa 2: Islas Cícladas (Santorini) >

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *